Desde abajo
15
May
2012
Los Diablos danzaban en Honor de San Juan Bautista en la Venezuela de 1947
Autor: Enrique Alí González Ordosgoitti

Diablos_danzanztes

Nuevamente nos encontramos participando con nuestra Columna mensual “Desde Abajo”, en la Revista Familia Cristiana Digital de los Hermanos Paulinos, quienes por tercer año me reciben amablemente en su seno. Nuestro tema es una reflexión dentro del Campo de las Culturas Residenciales Populares Venezolanas. Debido a las limitaciones de espacio anunciamos de entrada las características de nuestra contribución a la discusión:

1. Todos los hechos culturales traídos a colación fueron recogidos en trabajos de campo realizados por el Instituto de Folklore (posteriormente INAF, CCPYT, FUNDEF, Centro para la Diversidad Cultural) en el año 1947, es decir hace 65 años, por lo que además de otras virtudes, esta información ya posee la carga de un tiempo histórico incorporado de mediados del siglo anterior.

2. Hemos documentado la existencia de Diablos Danzantes en Honor de San Juan Bautista en la celebración de su fiesta el 24 de junio, en cuatro Estados (Carabobo, Cojedes, Guárico y Miranda), en cinco ciudades (Guacara, Tocuyito, San Carlos, Tinaquillo y El Sombrero) y una subregión (Barlovento).

3. Aunque la espectacularidad del hecho requiere de una interesantísima discusión teórica -entre otros aspectos, sobre el papel del Diabloi en la Cultura Popular Venezolana- debido a las características del formato, nos limitaremos tan sólo a documentar la existencia de los Diablos Danzantes en las Fiestas de San Juan Bautista, una breve comparación entre algunos aspectos de los mismos y algunas pistas para futuras investigaciones

Diablos Danzantes en Honor de San Juan Bautista en Carabobo.

En el Informe de Viaje realizado por Aretz, Pérez y Ramón y Rivera en junio de 1947 se asegura la existencia de Diablos que bailaban y tejían cintas desde el día de Corpus Christi hasta el día de San Juan Bautista en la ciudad de Guacara:

“En Guacara (Carabobo), antiguamente salían los “diablitos” tejedores de cintas, el día de Corpus, y luego continuaban bailando todos los domingos hasta el día de San Juan. Actualmente la costumbre se pierde. Dos o tres salen y ya no tejen. Bailan escondiéndose detrás de la puerta del templo, “como el diablo”: pero entran en la iglesia caminando para llevarle la limosna al Santísimo. Luego recorren las casas bailando y colectan monedas en la caja de la guitarra.

Estos diablos usan manto de varios colores cosida a una máscara con cachos como los diablos de Yare. El pantalón confeccionado con la misma tela, va sostenido con medias. Estos enmascarados llevan también un cencerro colgado de la cintura y rabo “con mota de estambre”. Se atan maracas a los tobillos y bailan al son del cuatro: antiguamente lo hacían delante de la iglesia en cumplimiento de promesas. Estos diablos son muy semejantes a los de San Francisco de Yare, sólo que antiguamente realizaban el baile de las cintas en lugar del de los diablos descrito en Yare.” (Aretz, Pérez y Ramón y Rivera, 1947: 126).

Igualmente dichos autores Aretz, Pérez y Ramón y Rivera nos hablan de Diablos vestidos de Rojo que bailan en Honor de San Juan Bautista en la ciudad de Tocuyito:

“En Tocuyito (Carabobo) salen numerosos diablos los días de Corpus y de San Juan. Visten de rojo, llevan cachos, y algunos una maraca o un cascabel en la mano. Además, “guitarra grande y cuatro” a cuyo son, seis o siete de ellos tejen cintas. Los diablos llegan hasta la puerta de la iglesia y “se acuestan” mientras el padre dice la misa. Después se van por las calles a divertirse. Mi informante decía que acostumbran visitar otros “países” (pueblos), inclusive Barquisimeto.” (Aretz, Pérez y Ramón y Rivera, 1947: 126)

Rescatemos de los Diablos de Guacara y Tocuyito:

-ambos tejían cintas,

-ambos recogían limosnas,

-ambos bailaban al son del cuatro,

-en Guacara usan mantos y pantalones de diversos colores pero de la misma tela, este último va sostenido con medias, llevan máscaras con cachos, un cencerro colgado de la cintura, rabo “con mota de estambre” y se atan maracas a los tobillos,

-en Tocuyito visten de rojo, llevan cachos, y algunos, una maraca o un cascabel en la mano, “guitarra grande y cuatro”.

Diablos Danzantes en Honor de San Juan Bautista en Cojedes.

Aretz, Pérez y Ramón y Rivera, en un trabajo de campo realizado en junio de 1947, atestiguan la presencia de Diablos Danzantes, ya no sólo en las Fiestas de San Juan Bautista sino también en la Fiesta de los Santos Inocentes en la ciudad de San Carlos:

“En San Carlos (Cojedes) estos mismos diablos recorren la ciudad el día de San Juan, del Corpus y el día de los Inocentes. Tejen cintas y atan a todo el mundo como “locos”.” (Aretz, Pérez y Ramón y Rivera, 1947: 126).

Información corroborada en otro trabajo de campo realizado en San Carlos en diciembre del mismo año:

“Llegamos al lugar en el día de las elecciones. No fue posible grabar. Los días más interesantes, desde el punto de vista folklórico de las costumbres, son el Día de los Inocentes, San Juan y Corpus, en que salen los diablos tejedores de cintas. Son los "locos", "malos", que atan a todo el mundo con sus cintas". (Aretz Isabel y Ramón y Rivera, 1947, b: 264).

Continuando en Cojedes, pero en la ciudad de Tinaquillo, Aretz y Ramón y Rivera (1947, b) nos detallan a los Diablitos que danzan en Corpus y en la Fiesta de San Juan Bautista:

"Diablitos: Salen 10 o 15 hombres, para el Corpus y el día de San Juan. Visten de rojo, llevan cachos, y en las manos cascabeles los que no bailan. Los músicos llevan Cuatro, Guitarra grande y maracas. Seis entre los diablos tejen cintas. No cantan y salen "por diversión". Se acuestan a la puerta de la Iglesia, mientras el Padre dice su misa. Después se van por las calles. A veces, "van a otros países", por ejemplo "Barquisimeto". (Como se ve, llaman país a otras villas y ciudades). Estos datos de Tinaquillo fueron obtenidos de Pedro Medina Pereira, nativo del lugar, de 40 años de edad, quien es cantor de tonos, habiendo aprendido de dos primos hermanos mayores, cuando tenía 18 años". (Aretz y Ramón y Rivera, 1947, b: 263).

Sinteticemos los datos de los Diablos Danzantes en Honor de San Juan Bautista y a los Santos Inocentes en San Carlos y en Tinaquillo:

-ambos tejen cintas,

-amarran a la gente con las cintas (San Carlos),

-en Tinaquillo visten de rojo, llevan cachos, llevan en las manos cascabeles quienes no bailan, los músicos utilizan Cuatro, Guitarra grande y maracas, la música es sin canto y su motivación es "por diversión", al contrario de la devoción como en Yare,

-uno de los Informantes Claves de Tinaquillo había nacido en 1907, hace 104 años, lo que aumenta el valor de antigüedad de esta información.

Diablos Danzantes en Honor de San Juan Bautista en Guárico.

Aretz, Pérez y Ramón y Rivera (1947) en información recopilada en Yare, acerca de la presencia de Diablos_150x110Diablos Danzantes los días de Corpus y San Juan Bautista, en El Sombrero, afirmaban lo siguiente:

“Los diablos… aparecían en El Sombrero (Guárico) hace veinte años o más. Según informes logrados en el lugar, estos diablos eran negros y se vestían como toreros, con traje de tela resaltante, de zaraza roja. Se colocaban un rabo en la cintura atrás, les pendía un cencerro.

Usaban careta semejante a un cochino (La careta era hecha por “especialistas”. La trompa de madera, y el hocico de alambre; forrados con papel engolfado) con dos cachos y atada a una tela roja que dejaban colgar hacia atrás. En la mano llevaban una maraca y una “astica de un palo y correa de cuero”.

Como música un redoblante y un Cuatro. Estos diablos respondían a un Jefe –Pilar Olivero-, con quien salían el día del Corpus y el de San Juan. Cuando sentían los toques de alza de media misa, corrían a tenderse boca abajo, frente a la Iglesia: después a la salida bailaban, y a continuación recorrían el pueblo brincando. Agregaba nuestro informante, que “los muchachos no lo pasaban bien ese día”, por el uso frecuente que hacían de su “mandador”. (p.125) Esta costumbre desapareció en El Sombrero al morir estos negros.” (Aretz, Pérez y Ramón y Rivera, 1947: 125-126).

Luego Aretz y Ramón y Rivera (1947, a) asistirán ese mismo año a El Sombrero en los meses de octubre y noviembre y corroborarán la información ya adelantada, agregándole los detalles de los instrumentos musicales utilizados (Redoblante y Cuatro) y que según sus informantes, tales celebraciones habían dejado de efectuarse al menos desde la década del ’30 del siglo XX:

"Cinco diablitos salían para el Corpus y San Juan. Llegaban a la puerta de la iglesia y bailaban con maracas, también a la salida de la misa. Vestían como torero, con careta de cochino: Formaban la trompa con alambre, forrada con papel engrifado, hecha por "especialistas". El traje era de tela resaltante: zaraza roja. Usaban en la cintura una campana y atrás un rabo. En la mano llevaban un mandador, hecho con astica de un palo y correa de cuero (Los muchachos no la pasaban bien ese día). Tenían un jefe: Pilar Olivero.

Cuando tocaban los toques de alza de media misa, corrían a tenderse boca abajo frente a la iglesia. Después recorrían el pueblo brincando al son de un redoblante y Cuatro. Hará 20 años o más que no salen. Todos murieron eran negros". (Aretz Isabel y Ramón y Rivera, 1947, a: 204)

Resumiendo algunas características de los Diablos Danzantes de El Sombrero tendríamos que:

-los Diablos eran ciudadanos negros,

-la máscara tenía la forma de Cochino (cerdo),

-el traje era rojo y terminaba en un Rabo,

-usaban una Campana en la cintura para causar ruido al bailar (recordemos de la importancia del ruido para espantar a las fuerzas del mal en la Religiosidad Popular),

-tenían un Mandador (especie de látigo) para imponer el orden,

-los Diablos esperaban fuera de la Iglesia,

-sus instrumentos musicales eran el Cuatro, la Maraca y el Redoblante.

Diablos Danzantes en Honor de San Juan Bautista en Barlovento, Miranda.

Y finalmente Aretz, Pérez y Ramón y Rivera, nos describen unos Diablos Danzantes en la Fiesta de San Juan Bautista en algunas poblaciones de Barlovento a principios de la década de los ‘40:

“El Dr. J. Alier Gómez, en un escrito inédito que cedió al señor Walter Dupouy, describe otros tipos más de diablos que aparecían durante la fiesta de San Juan, hace poco más de un lustro, en la misma región de Miranda. Se trataba de dos o tres mozos con una especie de máscara que les cubre la cabeza y cara, formada por una liviana caparazón de caña en forma de pirámide delante del rostro revestido de tela estampada de colorines, que parece fingir una máscara de pájaro con una pirámide por pico por detrás y alrededor del cuello: la máscara o capucha les cubre hasta los hombros.

Dos delgados vástagos se levantan a ambos lados de la cabeza, unidos entre sí por retazos de tela, a guisa de cintas, como cuernos simbólicos. Estos mozos al son de una guitarra de cuatro cuerdas y un redoblante pequeño, se mueven incesantemente en meneo de danza. Recorren la población sin cesar en su “música” y en sus movimientos entrando en comercios y casas particulares, donde están unos momentos y siguen su recorrido sin descanso…Tampoco estos diablos recogedores de monedas, tienen relación alguna con los bailarines del Corpus.” (Aretz, Pérez y Ramón y Rivera, 1947: 127).

Nos llama la atención, el hecho de que los Diablos Danzantes hicieran vida en Barlovento, zona que no tiene registro de los mismos al menos desde la segunda mitad del siglo XX, a diferencia de lugares como Guárico, Cojedes y Carabobo donde aún hoy siguen existiendo Diablos Danzantes, aunque sólo el día de Corpus. Igualmente la indumentaria especialmente la Máscara en forma de pájaro, que según la descripción citada, tendría características que le darían una llamativa originalidad. En cuanto a otros aspectos, se mantienen las constantes del uso del Cuatro y un Redoblante pequeño para el acompañamiento de la danza.

A modo de Conclusión

1.-el testimonio de la presencia de Diablos Danzantes en las poblaciones citadas recogido en 1947, constituye un dato importante para estudios comparativos y difusivos con los actuales en 2011, 64 años después;

2.-la relación Diablos Danzantes/Corpus Christi ha dado origen a explicaciones densas sobre el simbolismo de la mismaii, pero ¿cómo explicar la relación Diablos Danzantes/San Juan Bautista o Diablos Danzantes/Santos Inocentes como en San Carlos, Cojedes? ¿Estaríamos en presencia de una polisemia del concepto de Diablo?;

3. si estas relaciones hoy no existen, quedan preguntas para próximas investigaciones: ¿cuándo, cómo y sobre todo por qué desaparecieron?

4. y finalmente, hemos presentado una variedad de hechos culturales residenciales populares tradicionales de cinco ciudades y una subregión para 1947, si tratáramos de comparar los mismos hechos en los mismos lugares hoy en día: ¿observaríamos mayor o menor diversidad?

Fuentes.

Aretz Isabel y Luis Felipe Ramón y Rivera (1947, a).-“Informe del Viaje a los Llanos (11/10-03/11/1947: 24 días)”. Caracas, mimeo, Inédito, Informes de Viaje del Instituto de Folklore, octubre-noviembre, pp. 166-244.

Aretz Isabel y Luis Felipe Ramón y Rivera (1947, b).-“Informe del Viaje realizado a los Andes y Estados Carabobo, Cojedes, Portuguesa y Lara (11/12-1947-02/01/1948: 23 días)”. Caracas, mimeo, Inédito, Informes de Viaje del Instituto de Folklore, octubre-noviembre, pp. 246-301.

Aretz Isabel, Francisco Edmundo Pérez y Luis Felipe Ramón y Rivera (1947).-“Viaje a San Francisco de Yare (Estado Miranda) (01 día)”. Caracas, mimeo, Inédito, Informes de Viaje del Instituto de Folklore, junio, pp. 117-128

Strauss Rafael (2004).-El Diablo en Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas. Caracas. Fundación Bigott, Bigotteca, Serie Orígenes.

Taussig Michael (1979).-“Religión de esclavos y la creación de un campesinado en el Valle del Río Cauca, Colombia”, Estudios Rurales Latinoamericanos (Colombia) 2 (3): 362-399, septiembre-diciembre.

Enrique Alí González Ordosgoitti. (Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB, del Instituto de Teología para Religiosos-ITER, del CEJ y de la SVAJ, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook)

JOSE LUIS BRAVO 29/05/12
SALUDOS DESDE SAN CARLOS DE COJEDES, QUE VALIOSO APORTE QUE BRINDAN A NUESTRA MANIFESTACION DE LOS DIABLOS DANZANTES DE SAN JUAN DE SAN CARLOS, A LA CUAL ME ENORGULLEZCO EN PERTENECER COMO DIABLO MAYOR DE LA MISMA, DE ACUERDO A LOS DATOS QUE MANEJAMOS EXISTIMOS DESDE EL 17 DE JULIO DE 1884 COMO LO ASEGURA VIRGILIO TOSTA EN SU LIBRO DE HISTORIA DE BARINAS SIN EMBARGO HAY HISTORIADORES QUE ASEGURAN DE LA EXISTENCIA DE ESTA DIABLADA EN FECHAS ANTERIORES A ESTA. LES MANIFIESTO QUE DESDE EL 2001 ESTA MANIFESTACION HA SIDO REACTIVADA Y AFIANZADA EN EL SENTIR DEL SANCARLEÑO.
Escribe tu comentario
Nombre
Email
Mensaje
*Ingrese el texto de la imagen:

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
  © Sociedad de San Pablo. Todos los derechos reservados. Venezuela, 2010.